miarroba.es
S?bado, 25 de julio de 2009
Publicado por MolpeWolf @ 3:47  | Mis coches
Comentarios (0)  | Enviar

Aunque cayó en mis manos de una manera casual, este modelo de la casa madrileña Spirit es uno de mis favoritos seguramente por el hecho de  haber podido disfrutar durante 14 años de uno parecido "de verdad" , mi ya mítico 205 GTi (M-4105-KH, también en blanco-roto) de tan gratos recuerdos.

Su aspecto es realmente impresionante, bastante logrado en todas sus cotas ¡excepto la zaga!. Sin embargo este coche de rally (ya clásico) no deja indiferente sólo por la vista, sino por su mecánica y por conducción.
Vayamos por partes.

ASPECTO FÍSICO
Si hablamos de la vista, aquí van unas fotos del coche real y del de Spirit: una muy fiel reproducción que a mi modo de ver también pide pista, no vitrina.

Fotos reales:




... y las de la reproducción de Spirit

  


Se puede apreciar su excelente tampografía y detalles de calidad en la decoración:
- Llantas reproduciendo con exactitud las reales (ver la 2ª foto real)
- Rejillas de admisión traseras
- Cristales con ventana tipo "rally", tampografiados atrás para reproducir los refuerzos de los mismos
 



La parte delantera está absolutamente conseguida...


 ....pero la trasera....quizás tenga la zaga algo desproporcionada.
 




MECÁNICA:

Al darle la vuelta se pueden comprobar los primeros detalles de la mecánica de un coche que pide correr, nada de vitrina:

- El chasis está anclado con tres tornillos y totalmente libre y separado de la carrocería para una perfecta basculación.
- La bancada del motor, si bién no es basculante, es ajustable en altura con otros 4 tornillos (apretar bién o mejor cambiar por métricos). Quizás sea algo blanda, lo que se hace patente al encintar el motor.
- La guía, pese a la corta batalla del coche, ¡es basculante! y está muy adelantada. Eso sí, es muy necesario aflojar su muelle para que no haga tanta fuerza contra el carril.
- Los neumáticos de serie tienen demasiado agarre nuevos y en curvas cerradas tiende a "croquetear". Después del desgate, cuando permite deslizar es cuando se puede disfrutar del coche...¡y mucho!
- El motor nada menos que un SX-03 de serie...quizás demasiado rápido (24.000 rpm a 12V) y con pocos bajos para rally, pero muy divertido en cualquier caso.

 


Al abrirlo es cuando se hace patente que la mecánica que lleva es avanzada y que no es un coche de slot más:
- tracción 4x4 con dobles poleas y transmisión por gomas redondas.
- Los ejes son calibrados con grandes cojinetes de anclaje al chasis que reducen al mínimo las vibraciones.
- Cuenta con un tornillo tope para regular la profundidad del retorno de la basculación de la guía


  

Aquí se ve la basculación de la guía... y como tuve que recortarla y abarquillarla para poder ir sobre pistas SCX sin rascar el fondo del carril
                


Tren delantero:
- Se aprecia el muelle de la guía y el tornillo que hace de tope de altura de la misma.

- Y también que las poleas van por fuera de los cojinetes, perfecto para poder cambiarlas sin tener que sacar el eje de su posición
                      


Tren trasero:
- lleva piñón de bronce y corona de aluminio fijada con un tornillo allen M2. Monta de serie una relación 9/27 para todo uso.

- Se puede apreciar el mayor desgaste de los neumáticos traseros que los delanteros





PREPARACIONES Y SENSACIONES DE CONDUCCIÓN

CON PREPARACIÓN MÍNIMA:
Sin grandes modificaciones y tan sólo con "retoques básicos" (quitar elimán, recortar 1 mm la guía haciendo quilla, encintar motor y darle basculación a la carrocería) la verdad es que va como un tiro y es divertidísimo de conducir en asfalto.

Con gomas nuevas y sobre pistas SCX es absolutamente radical y no perdona entrar pasado en las curvas, obsequiándonos con contínuas croquetas (vueltas de campana).

Es a medida que los neumáticos traseros se van desgastando cuando se puede domar algo la  bestia que lleva dentro: la zaga culea más, plana y sólida, y enseguida la tracción delantera ayudada por la corta distancia entre ejes nos devuelve al trazado. Si vamos al límite la guía basculante llega a hacer milagros: he visto al 205 "levantar la pata" y caminar sobre dos ruedas sin perder velocidad para volver al trazado y marcar vuelta rápida "suertuda".

No permite de todos modos ni un sólo despiste en asfalto porque la conducción de este Super-N no es ni de lejos comparable a solidez de la de los ogros de la categoría (el Ferrari 360 Modena de Ninco y el Peugeot 207 de Avant) o a la nobleza de los hermanos menores del rally, los Grupo-N. Y aunque los tiempos absolutos en las cronos no me salen muy lejos de Imprezza o Focus sin preparar, el ritmo de carrera es mucho peor con salidas de pista más habituales.

CON PREPARACIÓN BÁSICA:
Ejes y corona de serie ya son calibrados, por lo cual los conservo. Las llantas, si bien nada recomendables, tambien las conservo por motivos estéticos (no todo es conseguir décimas de segundo por vuelta). Los demás cambios han sido:
  • Ruedas: Juego de Spirit Dallara, de perfil bajo delante. Las NSR, de menor perfil aún, no tocaban la pista.
  • Cable de motor: superflexible de JP Slot
  • Trencillas: también superblandas, sin estañar, pero no recuerdo la marca (me las dieron en algún club de Alicante, amigos de La Vila Slot y/o de Sanvi Slot, gracias chicos)
  • Muelle de la guía: destensado de modo que el coche puesto boca abajo sólo levanta el basculante 1 ó 2mm
  • Poleas: las 4 grandes aluminio de Ninco Prorace
  • Goma de transmisión: al final solo una azul (media) de Ninco. Las redondas originales, aunque me gustan más de tensión, no encajan bien en la polea Ninco cuya garganta es más ancha, haciendo que vibren demasiado.




En mi pista, y sin dar muchas vueltas de prueba con esta configuración, los tiempos han bajado desde los 11,602 seg hasta unos impresionantes 10,870; eso es un buen 7% de mejora, que no está nada mal.

Ahora el morro entra mucho mejor ayudado por el perfil bajo de las ruedas delanteras, las trencillas superblandas y la guía. Esta última puede ajustarse por medio del tornillo de tope hasta casi el máximo, ya que los nuevos cables JP lo permiten.

La zaga ya no se va tanto gracias a las dallara, y el coche va más por el carril.

Al final el conjunto traga mejor y perdona mucho más que antes, haciendo que incluso las típicas croquetas casi hayan desaparecido y convirtiéndose en un coche más divertido aún.

En competición no tiene nada que hacer en Super-N, pero en alguna prueba de clásicos donde le esté permitido correr podría dar alguna alegría. Algo he oído que en Scratch slot se podría correr si se cambia el motor a un NC-6
...

Como resumen me parece adecuado compararlo con el coche de verdad: una bestia radical (al coche real lo retiró de la competición la FIA, junto a todo el grupo B,
en el año '84 por peligroso), pero muy muy divertido.



en el año '84

Tags: coches

Comentarios